Cumpleaños de Sara

Sara ha invitado a sus amigas Rocío y Paloma a su casa por su cumpleaños.

Les dice que ha escondido una sorpresa debajo de uno de los cuadrados rojos.

Sara anuncia que le ha dicho en privado a Rocío el número de fila de la sorpresa y a Paloma la letra de la columna de la sorpresa.

Se produce la siguiente conversación:

Rocío: No sé dónde está la sorpresa, pero también sé que Paloma no lo sabe.

Paloma: Sí, de hecho, al principio no sabía la ubicación de la sorpresa, pero ahora sé dónde está.

Rocío: En ese caso, ahora también sé dónde debe estar.

Pregunta. ¿Dónde está la sorpresa?

La llave

En un post reciente en el blog de Junio Puzzles , Rojo Merlin animaba a escribir y enviar microrrelatos para su publicación en diaro Sur de Málaga.

Muchas gracias por la iniciativa, Rojo Merlín, yo al menos soy muy malo en eso y no creo que envíe ninguno pero aprovecho la idea para utilizarla en este acertijo:

Sentados a la mesa del restaurante de aquel histórico hotel y aprovechando que el camarero trajo las bebidas, Junio me pasó disimuladamente la llave ( ver foto) llevando cuidado de que no lo viera nuestro común amigo Antonio.

Me sentí ofendido por el gesto; ¿Acaso no sabía Junio que no la necesitaba (la llave)?

Herido en mi mal entendida masculinidad y clavándole una mirada asesina cogí fuertemente el tenedor…el camarero trató de impedirlo pero fui rápido y…

Y aquí el final que debéis añadir vosotros de cómo pensáis que acabo la escena.

Pista: Hubo «morreo» después.

Mueve dos cerillas

Mueve dos cerillas para corregir la siguiente ecuación:

4 + 9/3 = 4/2

A pesar de que se aplica comúnmente a acertijos de este tipo, aquí no hay pensamiento lateral, por lo que no hay que deletrear números, ni poner la imagen al revés, solo los dígitos (¡decimales!) que se pueden encontrar en forma de 7 segmentos, sin superíndices ni subíndices.

La ecuación debe seguir siendo una ecuación, etc.

Decisión real

U rey tiene cuatro hijos y quiere determinar un sucesor para su trono.

Ha decidido que el niño con la respuesta más honesta y acertada en un juego de matemáticas será el sucesor.

El rey le dio a cada uno de sus cuatro hijos un dado rojo y un dado azul.

Los números en las 6 caras del dado rojo eran: 2, 7, 7, 12, 12, 17.

Los números en las 6 caras del dado azul eran: 3, 8, 8, 13, 13, 18.

Cada uno de los cuatro niños fue llevado a una habitación separada.

Los niños lanzaban el dado azul y rojo juntos en cada tirada y se les pidió que sumaran el total obtenido.

Completaron este proceso un total de 20 veces y sumaron sus totales.

Los niños informaron sus valores totales.

Carlos: 353

Pedro: 98

Jaime: 375

Antonio: 750

Como consejero del rey, es tu tarea determinar cuál de los niños engañó y cuál de los niños debería ser nombrado sucesor del rey.