La taza de te.

Crawling-Line-Optical-Illusion

 

Tienes una taza de agua caliente ( para hacer té , es decir casi a temperatura de ebullición) de la cual retiras la bolsita de té.

Como te gusta el té con leche te dispones a añadirle un poco de leche de un jarrito que tienes al lado y que está a temperatura ambiente.

En ese momento te llaman por teléfono , tienes que salir fuera y sabes que vas a estar ocupado unos minutos con la llamada. Te gusta beberte el té muy caliente.

Añades la leche antes de salir o cuando vuelvas?

 

Nota: Es una cuestión científica ( no hay trucos) en la que las variables ( por ejemplo , si nos tiramos 3 horas al teléfono, daría lo mismo, el material de la taza no es ni perfectamente aislante ni superconductor, la temperatura ambiente es… ambiente , je je) las debemos considerar en un contexto real , hay muchos factores que podrían influir ( por ejemplo, que al añadir la leche , la  conductividad calorífica sea sustancialmente distinta )  y se pide el razonamiento lógico de con cual de las dos opciones nos tomariamos el té mas caliente.

Sobre el autor

Jose

Si quieres ocultar tu comentario usa:
[spoiler] AQUI TU COMENTARIO [/spoiler]

8 comentarios sobre “La taza de te.”

  1. Show ▼

  2. Show ▼

  3. Show ▼

  4. Yo con dos azucarillos, por favor. 🙂
    Aunque si es tan complicado tomarse una taza de te, creo que me paso directamente al gintonic.
    Eres una máquina, Mmonchi

  5. mmonchi
    Show ▼

  6. Grangugel, Show ▼

  7. Yo estoy de acuerdo con Mmonchi, pero también es más fácil después de leer sus explicaciones. Tengo que decir una cosa, he hecho el experimento, varias veces, y con tiempos distintos.
    Al paladar no se nota, pero el termómetro no engaña.

  8. Creo que una forma clara de ver que es mejor ponerla leche antes es considerar dos extremos.
    Si solo pones unas gotas de leche la diferencia de las superficies de disipación del calor (directa al aire+paredes de la taza)es poco apreciable pero vamos a suponer que ponemos la misma cantidad de leche que de té y que, simplificando, se duplica la superficie de disipación.
    En el caso de que que se ponga la leche después, la pérdida de calor en todo el proceso es doble.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.