Cuevas de hielo.

Dos hombres están atrapados en una cueva helada. No hay a dónde ir, excepto dos pequeños agujeros en el hielo, que se dirigen hacia abajo.

Solo trabajando juntos, pueden profundizar en la cueva y, con suerte, encontrar una salida. ¿Tendrán éxito o se quedarán atrapados para siempre?

Reglas: – Tu objetivo es dejar que cada jugador caiga en un hoyo diferente (un círculo marrón).

Un jugador no tiene más remedio que caer al pasar por encima de el agujero. Si caen en el mismo agujero, se chocan y mueren con lo que no es válido como solución.

En cada turno, un jugador puede moverse hacia arriba, hacia abajo, hacia la izquierda o hacia la derecha y se desliza en esta dirección hasta golpear una pared (negra). Todo el anillo exterior consta de paredes.

Un jugador que cae en la lava (rojo) está muerto, y el juego ya no se puede ganar.

Si un jugador se topa con otro jugador, se detiene como si golpeara una pared.

Esto no tiene efecto en el otro jugador (el que «hace» de pared en el choque). Entonces no podrán estar dos jugadores en la misma casilla.

Por supuesto, cuando un jugador ha caído en un hoyo, el otro ya no puede chocar contra él.

Mi pregunta es:

¿Cuál es la cantidad mínima de turnos necesarios?

Aquí tienes un ejemplo sencillo que se resuelve en 6 movimientos:

Azul ↑, Rojo → ↓, Azul ↓ → ↓

¿Quién cometió el robo?

En un torneo de ajedrez compitieron 5 amigos:

     Martín
     Ramón
     Lucio
     Juane
     David

Se produjo un robo y nadie confesó ser culpable o saber quién lo hizo.

Le dieron el caso a la inspectora Noemí para que lo resolviera.

Curiosamente, todos se comportaron como si conocieran al ladrón, pero no se atrevieron a pronunciar su nombre.

Entonces, uno de los amigos se acercó a la inspectora y le dijo:

Sé quien ha sido.
     En la mesa 16 le dejé la pista.
     ¡Pero cuidado! Hay 100 más.

Entonces Noemi fue a la mesa 16. Allí estaba un tablero de ajedrez con piezas colocadas segun la imagen de arriba.

No parecia tener sentido…

Noemí sacó su libreta, tomó unas notas y arrestó a…

Herencia y código secreto.

Mi abuelo ( ya lo he dicho en otras ocasiones) era aficionado a los rompecabezas y enigmas. Después de su muerte, en su casa encontré algunos de esos juegos que creó que recuerdo haber jugado cuando era niño y en una de las paredes había una caja fuerte de metal con dos trozos de papel pegados.

La primera fue una carta escrita a mano por él.

    Querido nieto :


    Si estás leyendo esta carta, significa que ya no estoy en este mundo. He decidido dejar un último rompecabezas para que lo resuelvas. Tu tarea es abrir esta vieja caja fuerte, encontrando la contraseña correcta. Como puedes ver, deberás introducir un código de 9 dígitos usando su teclado.

Para facilitarle las cosas, he decidido usar cada uno de los números del 1 al 9
una y solo una vez en el código.

Para encontrarlo, necesitarás resolver el acertijo que ves al lado de esta carta (imagen de arriba), pero no voy a decirte cómo. ¡Eso sería demasiado fácil!

Abre la caja fuerte y todos los juegos que he creado durante mi vida serán tuyos.
Adiós querido nieto, espero que te diviertas con este pequeño puzzle.


Tu abuelo,