Los 2 asnos y sus cargas

 

estadisticas

Un par de campesinos llamados Juan  y Paco iban de vuelta a casa. Ambos  llevaban sendos asnos cargados con mercancia para vender en un mercadillo.
El asno de Juan iba alegre y feliz, porque su carga era ligera, pero el de Paco caminaba triste y apesadumbrado, porque su carga era pesada.
Por la noche, se detuvieron en el camino y pararon para descansar. Por la mañana emprendieron nuevamente el viaje. Pero esta vez, el asno de Jua caminaba triste y apesadumbrado, mientras que el  de Paco iba alegre y feliz.
¿Cómo puede haber cambiado tanto la situación en una sola noche,  teniendo en cuenta que ninguno de los dos añadió ni quitó  carga sobre sus animales, ni cambiaron de animales?

Sobre el autor

Jose

9 comentarios sobre “Los 2 asnos y sus cargas”

  1. Show ▼

  2. Creo entender que solo cambia la actitud de los animales, puede que el de Paco fuera mas contento aunque siguiera bastante cargado, y viceversa, el de Juan fuera mas incomodo aunque su carga fuera mas liviana.

    Miidea es que hacía calor, y el de Paco llevaba algo a baja temperatura, por ejemplo hielo, haciendo que el asno de Paco fuera mas fresco, aunque cargado.

    Por otro lado el de Juan llevaba algo que con el calor le hiciera el porte mas incomodo como por ejemplo mantas.

  3. Voy a lanzar una teoría algo hipotética: verbo y gracia uno de los asnos por decir el de Paco cargaba sal (muy pesada) y el otro el de Juan algo muy liviano como por decir algodón, juntos asnos pasaron la noche a la intemperie y mientras Paco y Juan dormían llovió duramente, por lo que parte de la sal se disolvió haciendo por tanto la carga más liviana al asno de Paco, mientras que al asno de Juan el agua empapó la carga(algodón) haciéndola más pesada.

  4. Show ▼

  5. La respuesta correcta la dieron Junio y ciudadanodelmundo.

    Con la lluvia , una carga aumentó su peso y la otrá se aligeró.

  6. Puede ser que si el animal arrastraba carga de comida el mismo se comiera parte de la carga? es una forma de no quitar nada pues el borrico la seguía teniendo consigo mismo.

  7. Ese acertijo lo contaba mi madre, pero como fabula

    LOS DOS BURROS Una vez, dos Burros, uno cargando sacos de Sal y otro esponjas, iban rumbo a la ciudad. Mientras caminaban, un Río les cortó el paso de improviso, impidiéndoles continuar su marcha. Los Burros se detuvieron, y pensativos, hacían planes sobre cómo cruzar la corriente. El Burro que cargaba los sacos de sal, se armó de valor y decidió cruzar el rio, pero mientras lo hacia tropezó con una piedra, y fue a dar al agua con su carga. Cuando logró estabilizarse, noto que su carga había disminuido notablemente de peso, y con gran satisfacción, pudo avanzar rápidamente hasta la otra orilla. Por otro lado, el otro Burro que observo dicha escena y la buena suerte de su compañero, quiso imitar el mismo suceso, y se propuso lanzarse al agua con toda su carga. Sin embargo ni mas bien entró en el río, sus esponjas se llenaron de agua y aumentó considerablemente su peso, tanto, que le imposibilitaba continuar el recorrido. Desesperado y tratando de avanzar, el Burro fue vencido por el peso, y más la fuerza de la corriente contra él, se ahogó.
    Moraleja Lo que le sirve a uno de provecho, a otro deja maltrecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *